top of page
  • Rob

Evolvit: un viaje a través de la agricultura, la innovación y la resiliencia

La agricultura es más que una profesión; está en mi sangre. Crecí escuchando historias sobre la granja familiar de mi padre, historias de trabajo duro, determinación y las recompensas de cuidar la tierra. Desde muy joven supe que estaba destinado a construir y crear: no máquinas cualquiera, sino robots que podrían revolucionar el mundo de la agricultura.


Incluso cuando era niño, anhelaba ser parte de la acción. Vi a mis hermanos mayores salir a trabajar en varias granjas, ganándose la vida y ahorrando para ropa escolar. Les rogué unirme a ellos, ser parte de ese mundo, pero insistieron en que era demasiado joven. Es decir, hasta que un granjero me hizo una promesa: cuando cumpliera ocho años, me daría un trabajo. No pude contener mi emoción en mi octavo cumpleaños. Me subí al camión con mis hermanos, ansiosos por comenzar mi viaje al mundo laboral. Este fue el comienzo de mi conexión de por vida con la agricultura.


1976 marcó mi primer día de vida "real". trabajo que paga. Caminé detrás de los trabajadores agrícolas experimentados, responsables de recoger las hojas perdidas o caídas mientras ataban las hojas de tabaco a palos para secarlas. Fue agotador, bajo el sol abrasador, y mis brazos tenían marcas de trabajo duro. Esa noche me enfermé y vomité varias veces, pero a la mañana siguiente ya estaba de regreso en ese camión, listo para otro día. Aprendí rápidamente, ascendiendo a diferentes puestos, mientras observaba el proceso agrícola con gran interés.


Mi historia con la automatización comenzó aquí. Año tras año fui testigo de las maravillas del progreso y la automatización en la agricultura. A partir de ese momento, cada cultivo en el que trabajé fue un lienzo para explorar las posibilidades de la automatización.


La escuela secundaria abrió nuevas puertas. Me uní a la FFA, tomé clases de mecánica y me sumergí en clases de Land Lab y Horticultura. Estas experiencias, enseñadas en granjas reales, sentaron las bases para mis proyectos futuros.


Mi sed de conocimiento y aventuras me llevó a las fuerzas armadas, donde adquirí conocimientos sobre electrónica y comunicación. Una vez fuera del servicio incursioné en la mecánica, hidráulica, neumática y automatización, profundizando aún más mi conocimiento de la maquinaria. Mi inclinación natural a buscar mejoras surgió cuando asumí un puesto de ingeniería en una empresa de fabricación.


Dirigir líneas de producción en cinco ubicaciones me planteó el formidable desafío de mejorar las configuraciones existentes. Inicié estrategias de mantenimiento preventivo e identifiqué oportunidades de mejoras, lo que resultó en una mayor producción en los cinco sitios. Diseñé equipos especiales para abordar desafíos específicos, busqué en el mercado herramientas y maquinaria más eficientes y, en ocasiones, tuve que convencer a los fabricantes para que personalizaran los equipos para adaptarlos a nuestras necesidades.


Incluso durante los fines de semana, continué mi trabajo paralelo con los productores de frutas y hortalizas, solucionando problemas en los equipos y proponiendo mejoras. Finalmente, me uní a una empresa especializada en equipos industriales y de producción. El boca a boca sobre mis habilidades para resolver problemas llegó a sus oídos y me ofrecieron un puesto que prometía una asociación.


cosecha de cebollas

Mi tiempo en esta empresa amplió mis horizontes. Me empapé de conocimientos y finalmente sentí la necesidad de lanzar mi empresa. A los 25 años, comencé mi primer negocio, centrándome en suministrar soluciones llave en mano desde la semilla hasta la mesa, con un socio que compartía mi visión. Al cabo de dos años, tuvimos que separarnos; mi corazón se inclinaba por las frutas y verduras frescas, mientras que a mi pareja le atraían las conservas.


En un movimiento inspirado, fundé una nueva empresa a la tierna edad de 27 años, esta vez con mi ahora ex esposa como socia. Comenzamos a operar el negocio desde nuestra casa y adoptamos un modelo de negocio estacional centrado en cultivos locales. Durante la temporada baja, canalicé mis energías en diversos roles, trabajando en plantas nucleares, haciendo trabajos de carpintería, carpintería y soldadura.


Nuestra reputación de encontrar soluciones innovadoras comenzó a florecer. Los clientes que inicialmente buscaron nuestros servicios comenzaron a solicitar repuestos, actualizaciones y asistencia para mejorar sus instalaciones. Comenzamos a fabricar equipos, explorando constantemente socios de fabricación potenciales dispuestos a personalizar diseños para que se adaptaran mejor a nuestros propósitos.


A lo largo de 25 años, colaboramos con más de 14 fabricantes, rediseñando y adaptando sus equipos a las necesidades únicas de nuestra base de clientes. Trabajamos duro en campos y huertos, reinventando y reconstruyendo maquinaria para reducir daños, mejorar la calidad, mejorar la eficiencia y reducir los costos laborales. No se trataba sólo de mejorar el equipo existente; se trataba de hacerlo bien la primera vez.


Abordamos los cuellos de botella y trabajamos incansablemente para garantizar que nuestras soluciones mejoraran la productividad sin crear nuevos problemas. Hicimos todo lo posible para alinear nuestros objetivos con los de nuestros clientes y fabricantes, creando en última instancia un ecosistema próspero.


A pesar del éxito, enfrentamos desafíos. Nuestros fabricantes, que alguna vez fueron aliados leales, sucumbieron a la tentación de la codicia y trataron de apoderarse de nuestros conocimientos adquiridos con tanto esfuerzo. Intentaron sacar provecho a nuestra costa, amenazando nuestros años de dedicación y reputación ganada con tanto esfuerzo

Pero nos mantuvimos firmes. Cuando se desviaron del camino de la colaboración y se centraron únicamente en el beneficio financiero, les recordamos su compromiso con nuestra misión compartida. Cuando varios clientes encontraron los mismos problemas, nos levantamos y exigimos que los fabricantes rectificaran sus prácticas.


Ya no apoyaríamos a quienes priorizan las ganancias sobre los principios que apreciamos. En respuesta, estos fabricantes buscaron cortar los vínculos y tratar directamente con nuestros clientes. Nos negamos a dar marcha atrás y centramos nuestra atención en los fabricantes que compartían nuestros valores y nuestra dedicación a la satisfacción del cliente.


Este viaje de evolución continua nos enseñó lecciones invaluables sobre cómo mantenernos fieles a las necesidades del cliente, lograr avances sin crear más complicaciones y centrarnos en el objetivo final. Nuestro compromiso duradero de proporcionar soluciones efectivas se mantuvo inquebrantable.

Pero los desafíos persistieron. En medio de un emprendimiento exitoso, llegó el COVID-19 y nuestro negocio enfrentó la prueba definitiva. Desafortunadamente, no sobrevivimos al ataque. Los mismos fabricantes a los que nos habíamos dedicado a lo largo de los años no nos ofrecieron soporte cuando más lo necesitábamos y optaron por aprovechar la oportunidad para establecer su propio punto de apoyo en el mercado.


Sin embargo, nuestra historia es de resiliencia y adaptación. Salimos de la agitación impulsados por las lecciones aprendidas y las experiencias acumuladas durante tres decenios. Ahora, con Evolvit, nos embarcamos en un nuevo viaje, armados con nuestro conocimiento y un compromiso inquebrantable para transformar los desafíos en oportunidades.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page